miércoles, 2 de noviembre de 2016

Movilización y acampe frente al Ministerio de Trabajo

Movilización y acampe frente al Ministerio de Trabajo

En estas fiestas, ningún trabajador por debajo de la línea de la pobreza

Jueves 3/11 a las 15hs concentramos en el obelisco y nos movilizamos al Ministerio de Trabajo donde acamparemos 24hs.

En menos de un año, las medidas desarrolladas por el gobierno de Macri llevan un saldo de más de 2 millones de nuevos pobres y la pérdida de 500 mil puestos de trabajo. Quienes tuvieron la suerte de mantener su empleo, no pudieron igualmente escaparle a una inflación que estuvo muy por arriba de los aumentos salariales. Esta situación se agrava día a día y nos vamos acercando a las fiestas, donde lamentablemente la mayoría de los hogares no tendrán nada que festejar. Las propuestas del gobierno de entregar un miserable bono de fin de año, y solo para algunos sectores, parece más una provocación que un intento de solución.  Más provocativo todavía es el aumento que acaban de votarse los diputados y senadores de la Nación.

Es por esto que este jueves 3 de noviembre nos convocamos desde las 15hs en el obelisco para movilizarnos al Ministerio de Trabajo exigiendo planes de empleo masivos y la reapertura de las paritarias. Allí acamparemos y el viernes 4 confluiremos con el Paro Nacional de la CTA.

EN ESTAS FIESTAS, NINGÚN TRABAJADOR POR DEBAJO DE LA LÍNEA DE LA POBREZA

POR AGUINALDO PARA TODOS LOS TRABAJADORES COOPERATIVISTAS

POR EL INGRESO A PROGRAMAS DE EMPLEO

POR LA REAPERTURA DE LAS PARITARIAS

Izquierda Latinoamericana
MTL Rebelde

Contactos:
Rodrigo Segovia 11-57-09-20-26
Nicolás Mayr 11-62-57-39-20

Sergio Bertaccini 11-57-71-30-18

lunes, 19 de septiembre de 2016

domingo, 18 de septiembre de 2016

Movilización a 10 Años segunda desaparición de Jorge Julio López



























Documento Encuentro Memoria Verdad y Justicia a 10 Años segunda desaparición de Jorge Julio López

Documento leído en el acto por las organizaciones de derechos humanos, sindicales, estudiantiles, culturales y políticas que integran el Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

Jorge Julio López fue uno de los 30.000 compañeros, luchadores populares que la dictadura desapareció. Sobrevivió y logró vencer el terror y sumarse a la pelea contra la impunidad de los genocidas. Testimonió en el juicio por la verdad y se presentó como querellante en la causa contra el represor Miguel Osvaldo Etchecolatz. Declaró en ese juicio y fue secuestrado el mismo día en que los abogados de Justicia YA! debían alegar en su nombre pidiendo que se condene al asesino y torturador a cadena perpetua por el delito de genocidio. Nuestro compañero Jorge Julio López fue doblemente desaparecido. La silueta de su rostro recorrió la Argentina a través de marchas multitudinarias, exigiendo su aparición con vida y el castigo a los responsables de su secuestro. La imagen de su testimonio en el juicio del genocida Etchecolatz, se convirtió en emblema de lucha contra la impunidad. En todos estos años, aunque el rostro de Julio estuvo y está presente permanentemente en la denuncia y el reclamo de justicia de nuestro pueblo, hemos recibido por única respuesta el silencio de la impunidad, el silencio de la complicidad y el encubrimiento. Es la persistencia de la impunidad la que permite que López continúe desaparecido. La responsabilidad criminal es, sin duda, de los autores materiales y políticos del secuestro. Pero la responsabilidad política de que Julio aparezca con vida, como señalamos desde un primer momento, es de los gobiernos nacional y bonaerense. El Estado, con total intencionalidad, encubrió. Cada fuerza de seguridad simuló una búsqueda por su cuenta, ocultando sus pasos las unas a las otras. Durante más de nueve años, los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández silenciaron su ausencia. Nunca se investigó a los genocidas denunciados por López ni a su entorno. Jamás se indagó a Etchecolatz, jamás se investigó la pista de la maldita policía bonaerense. Esto fue una decisión política deliberada. Según el entonces gobernador Felipe Solá, esto era necesario para asegurar la gobernabilidad de la policía, que hasta hoy siguió asesinando, secuestrando y desapareciendo a cientos de jóvenes impunemente. Con Macri continua la impunidad. Como era previsible, la investigación sobre el paradero de López está empantanada. Toda pista quedó diluida en el cruce de cinco millones de llamadas telefónicas extraídas de 17 hipótesis distintas, sin obtener ningún resultado. El anuncio de constituirse el estado en querellantes es un nuevo encubrimiento.

Pasaron diez años y volvemos a decir: ¡Aparición con vida ya de Jorge Julio López! Basta de silencio, encubrimiento e impunidad. Apertura de todos los archivos del estado relacionados con su secuestro. ¡Juicio y Castigo a los responsables políticos y materiales de su segunda desaparición!

Ahora, el Macrismo quiere a Etchecolatz y a todos los genocidas en sus casas. Etchecolatz encaró una supuesta “huelga de hambre” para presionar a los jueces. Ese recurso ya había sido utilizado con éxito por el represor Eduardo Rodolfo Cabanillas, condenado por los crímenes en el centro clandestino Automotores Orletti, a quien la Cámara Federal de Casación otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. Etchecolatz quiere seguir sus pasos. Pero sospechosamente, todos los informes sobre la supuesta mala salud del represor provienen del Servicio Penitenciario Federal (SPF). Cuando fue trasladado a hospitales para su revisión, ningún médico pudo avalar que este hombre, de 87 años, que no había comido supuestamente por tres semanas, tuviese algún síntoma de riesgo en su salud. Este hecho no hace más que confirmar que las complicidades entre los represores de la dictadura y el aparato represivo del Estado siguen vigentes. No es casualidad: nunca fueron separados de sus cargos los miles de policías, de la bonaerense y la federal, servicios de inteligencia y agentes del Servicio Penitenciario Federal y de la Prefectura que actuaron durante la dictadura y que hoy están instruyendo a las nuevas camadas. La impunidad de la que gozan quedo evidenciada durante la lectura de la segunda sentencia a prisión perpetua –por los crímenes cometidos en La Cacha– a Etchecolatz: exhibió a los medios un papel que decía “Julio López”, pero aún no se lo investigo ni imputó en esa causa. El genocida enrostra la impunidad que gozan él y sus acólitos. A diez años de su segunda desaparición, la concesión de la prisión domiciliaria a Etchecolatz es una provocación. Provocación que tiene otros antecedentes. Sobre un universo de 2000 imputados, 441 ya fueron beneficiados con la prisión domiciliaria. La inmediata denuncia y respuesta popular puso en evidencia la gravedad de la maniobra de otorgar semejante beneficio al genocida Etchecolatz.

Por eso decimos: Cárcel común y efectiva a Etchecolatz. No a las domiciliarias ni a las absoluciones a los genocidas.

En este nuevo aniversario de la desaparición de Jorge Julio López, desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia denunciamos las políticas de impunidad y reconciliación con los genocidas, que promueve el gobierno nacional. Denunciamos también la impunidad de los co­participes civiles de la dictadura. El caso de Blaquier sobreseído doblemente es un ejemplo paradigmático, vale la pena recordar que fue visitado por el presidente Macri este año. Los dichos de Darío Lopérfido –quién continúa siendo funcionario de la Ciudad de Buenos Aires en el Teatro Colón– sobre la cantidad de desaparecidos y sus agravios contra los sobrevivientes no fueron casuales. Son parte de una estrategia de comunicación dirigida a avanzar en la impunidad de los represores. En el mismo sentido se inscriben las recientes declaraciones de Macri, cuando dijo “no saber” cuántos fueron los desaparecidos y habló de “guerra sucia” negando así el terrorismo de estado y el genocidio perpetrado por la dictadura. Detrás de esto, hay una política clara. Su gobierno apunta a involucrar a las fuerzas armadas en la represión interna, con la excusa del “combate al narcotráfico”. En este mismo sentido se inscriben los acuerdos con la DEA. El verdadero objetivo son las protestas y movilizaciones de los trabajadores y el pueblo contra la entrega, el ajuste y el tarifazo que están aplicando el gobierno nacional y los gobernadores en sus provincias. La impunidad de los genocidas es funcional a este plan. El involucramiento de las fuerzas armadas en la represión interna retoma una senda que comenzó con la designación del genocida César Milani al frente del Ejército, con la implementación del “Operativo Escudo Norte” en la frontera con Bolivia y Paraguay y con la participación del Ejército en tareas llamadas de “asistencia social”. La reciente represión en Mar del Plata –por supuestos incidentes en un acto público encabezado por Macri– y la campaña oficial sobre su seguridad buscan crear las bases de la existencia de “enemigos internos”, concordante a los lineamientos de las leyes antiterroristas aprobadas en el año 2011. Son aprestos represivos también los decretos de “autogobierno” de las fuerzas armadas, el desfile del carapintada Aldo Rico y de los genocidas del “Operativo Independencia” en los festejos del Bicentenario; los acuerdos para instalar y mantener bases militares extranjeras; los llamados a la “reconciliación” y a “cerrar las heridas del pasado”; las entrevistas del secretario de Derechos Humanos Avruj, con los grupos defensores de los represores; la invitación a los nazis de bandera vecinal a la Casa Rosada; el aval político del Ministerio de Justicia al otorgamiento de prisiones domiciliarias a genocidas condenados; la invitación a Obama el 24 de marzo; el intento de imponer una política de olvido y de reinstalar la teoría de los dos demonios. Todo esto forma parte de la profundización represiva que sufrimos como pueblo. Desde esta histórica Plaza de Mayo reafirmamos: ­No a la reconciliación con los genocidas ­No a la teoría de los dos demonios ­No a la injerencia de las FFAA en la vida social y en la represión interna. ­No a las bases militares extranjeras. En el curso de la lucha por la aparición de Julio López nuevamente se puso en evidencia el daño que la cooptación estatal hace a la pelea por los derechos humanos. Las organizaciones independientes, como el propio Encuentro Memoria Verdad y Justicia, nos hemos movilizado exigiendo su aparición con vida y el castigo a los responsables. Compañeras como aquellas madres que se mantuvieron como luchadoras consecuentes, así como otros referentes de los derechos humanos, acompañaron cada lucha de los trabajadores y cada protesta o movilización donde se denunciaban los ataques represivos de los que es víctima el pueblo. No han dejado de marchar y de hacer la ronda de la resistencia ni un solo jueves en Plaza de Mayo. Nunca cambiaron la lucha por el silencio. Desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia decimos que la defensa de los derechos humanos y de las libertades democráticas es incompatible con la integración al Estado, porque es el Estado, precisamente, el que viola los derechos humanos. Seguimos luchamos hoy también contra la banalización de la memoria y nos oponemos a la re significación histórica de los Centros Clandestinos de Detención.

Hoy, como ayer, seguimos luchando y exigiendo: ­Apertura de todos los archivos de la dictadura ­Restitución de la identidad a los jóvenes apropiados.

Compañeras y compañeros: La impunidad y el encubrimiento que rodean la segunda desaparición de Julio López se conectan directamente con la vigencia de un aparato represivo que está al servicio de reprimir a las actuales luchas obreras y populares. Esto se ha expresado en pocos meses de gobierno en: Los palos a los obreros de Cresta Roja y Mascardi en la Panamericana; el encarcelamiento de dirigentes opositores en Jujuy; la represión a los empleados municipales de La Plata; la represión del Frente para la Victoria contra los trabajadores en Santa Cruz y Tierra del Fuego; la represión y detención a militantes de la Asociación de Medieros y Afines (ASOMA)­ de la Federación Nacional Campesina; la represión a los jubilados del Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados de la CCC en el Puente Pueyrredon; la represión en Mar del Plata a vecinos que se manifestaban contra la visita y el acto de Macri, queriendo dejar el hecho como un ataque al presidente, del mismo modo que se hizo 20 de Junio en el acto del día de la bandera en Rosario; el atentado en el domicilio de la abogada de derechos humanos Laura Figueroa, querellante en varias causas contra los genocidas en la provincia de Tucumán, las amenazas a dirigentes políticos y de movimientos sociales como la diputada nacional por el FIT Miriam Bregman, Vilma Ripoll del MST, Juan Carlos Alderete de la CCC y el PTP, Rubén Ortiz de la CTA autónoma de Misiones y del Movimiento Pedagógico de Liberación y los compañeros municipales de Coronel Suarez, el “protocolo represivo” de la ministra Bullrich. Nuevos procesamientos a luchadores populares demuestran también el intento de profundizar la represión para aplicar la política de ajuste brutal y hambre a nuestro pueblo. Tiene la misma significación la persecución a los dirigentes sindicales combativos como el Pollo Sobrero y Horacio Catena y otros 16 compañeros luchadores docentes del SUTEF de tierra del fuego a los que se pretende desaforar y exonerar; así como la represión y persecución al sindicato azucarero del Ingenio Ledesma. En consonancia con el fallo de la Corte Suprema, estas medidas se proponen restringir al derecho de huelga.

Desde el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia decimos: NO A LA PROFUNDIZACIÓN DEL AJUSTE Y LA REPRESIÓN DE MACRI Y LOS GOBIERNOS PROVINCIALES. ­Contra la criminalización de la protesta. ­No al protocolo represivo. ­Nulidad de las Leyes Antiterroristas. ­Basta de procesar a los luchadores populares. ­Libertad a Milagro Sala ­No a la restricción del derecho de Huelga. Repudiamos al fallo de la Corte que lo limita. ­Basta de infiltración y espionaje al movimiento popular. ­Apertura de todos los archivos secretos. ­Apertura de los archivos de la causa AMIA. ­Juicio y Castigo a los responsables políticos y materiales de los asesinados por luchar bajo los gobiernos constitucionales.

El gatillo fácil y la tortura en las cárceles y comisarías sigue siendo moneda corriente. Hoy suman más de 4800 los jóvenes asesinados. Son más de 200 los desaparecidos, como Luciano Arruga, en los gobiernos constitucionales posteriores a la dictadura. Por otra parte cada día más, con la excusa del supuesto “combate al narcotráfico” son militarizados los barrios populares. Por eso decimos: ­Basta de gatillo fácil, asesinatos y torturas en comisarías. ­Basta de militarización de los barrios populares. ­Aparición con vida de los desaparecidos en los gobiernos constitucionales. ­No a la criminalización de la pobreza y la juventud. La respuesta de nuestro pueblo al ajuste no se hace esperar. Las múltiples y masivas expresiones populares en todo el país frenaron los tarifazos y obligaron a que la justicia interviniera. Las enormes movilizaciones del 24 de febrero, 29 de abril, 12 de mayo, 07 de agosto, 9 de agosto y 2 de septiembre son muestra del descontento popular contra el ajuste. La lucha de los docentes por la reapertura de las paritarias, con paros arrancados desde abajo en siete provincias; el paro de los ferroviarios del Sarmiento; las movilizaciones de los estatales de todo el país, enfrentando los despidos y los topes salariales de Macri y los gobernadores; los piquetes y movilizaciones de los petroleros en la Patagonia; la huelga victoriosa de los obreros del ingenio El Tabacal, en Salta; el surgimiento de sindicatos, cuerpos de delegados y comisiones internas independientes, entre otros, son la prueba de que entre los trabajadores y el pueblo existen reservas suficientes para llevar la lucha contra el ajuste hasta el final.

Estamos con el pueblo y los trabajadores que luchan. Decimos: ­No a los despidos. No al tarifazo. Reapertura de paritarias ya! ­Basta de entrega. No al pago de la deuda externa.

La lucha contra la impunidad de los genocidas sigue siendo un elemento fundamental en la memoria colectiva de nuestro pueblo. La lectura de las sentencias en la mega causa “La Perla­Campo La Ribera­ D2”, en Córdoba, provocó una verdadera conmoción en la provincia, con más de 20.000 personas movilizadas a los tribunales federales para exigir justicia para los 700 compañeros y compañeras cuyos casos fueron juzgados. Las 28 perpetuas y otras condenas contra policías y militares que ejecutaron el genocidio, fue vivida como una gesta, tras cuatro décadas de movilización popular por la memoria, la verdad y la justicia, reclamadas cada 24 de marzo con multitudinarias movilizaciones en todo el país. La reacción y la intervención popular en esta jornada fue otro golpe a los intentos del gobierno de Macri de imponer un punto final. A 40 años de la Noche de Los Lapices, desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia decimos Presente a los estudiantes detenidos desaparecidos aquel 16 de septiembre de 1976. En esta jornada de lucha nos solidarizamos con los pueblos de medio oriente y denunciamos la injerencia de las grandes potencias con su dolorosa secuela de muertos y de miles de refugiados. Nos solidarizamos con el pueblo mexicano, con la lucha de sus docentes y por la aparición con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Vivos se los llevaron vivos los queremos!!! Apoyamos las movilizaciones del hermano pueblo de Brasil en repudio al gobierno ilegitimo de Temer. Fuera Temer!!!

Compañeros y compañeros: El testimonio de Julio López contra Etchecolatz ya es parte de la construcción de una memoria y una historia que, además de poner al desnudo la crueldad y brutalidad de la dictadura, rescata las luchas, las banderas y los objetivos por los que lucharon los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos: un país sin opresión, sin explotación, sin injusticia y sin represión. En este 18 de septiembre, y cuando han pasado diez años sin Julio, reafirmamos: NO OLVIDAMOS­NO PERDONAMOS­NO NOS RECONCILIAMOS APARICIÓN CON VIDA YA DE JULIO LÓPEZ BASTA DE SILENCIO, ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD BASTA DE REPRESIÓN A LOS QUE LUCHAN COMPAÑERO JULIO LÓPEZ ¡PRESENTE! 30.000 COMPAÑEROS DESAPARECIDOS ¡PRESENTE!


18 de Septiembre 2016.-